martes

Priego, una recuperación histórica a través de la fotografía

Priego, la ciudad alcarreña de Priego, pequeño bastión con sabor medieval, tiene –tenemos todos aquellos que la disfrutamos y queremos– la obligación de recuperar un pasado que a todos nos pertenece. Lugar estratégico por su situación, por sus suelos han pasado muchos e importantes acontecimientos de la historia de nuestra nación, siendo, durante muchos años, centro comercial e industrial con gran influencia en la zona. En su casco urbano y limítrofe proliferaron los hornos de una cerámica centenaria de gran aceptación en la comarca, así como la industria del mimbre y de la lana, que dió trabajo durante decenas de años a un considerable número de obreros que llevaron su arte y su oficio por muchos lugares de España. Y aunque hoy, desgraciadamente y como consecuencia de los nuevos hábitos y costumbres de los ciudadanos, parte de esa industria ha desaparecido, creemos que para siempre, no es menos cierto que lo poco que queda de aquel esplendor –cuatro talleres y hornos de cerámica– están consiguiendo mantener muy alto el nivel artesanal del pueblo y muchos son los turistas que a ellos se acercan para comprar dichas obras de arte.
 
Torreón de Despeñaperros
         Este abandono de los pueblos por parte del sector menos cualificado de los mismos, en su búsqueda de unas condiciones laborales y sociales más adecuadas a los nuevos tiempos, ha hecho que dichas localidades hayan sufrido en sus carnes (en sus tierras y en sus hombres) el mayor cambio que un pueblo pueda sufrir, como es la pérdida de su propia identidad, la difuminación de su historia, el olvido de sus antiguas tradiciones (tanto culturales como artesanales). En definitiva, la pérdida de sus propias raíces centenarias en aras de un nuevo tecnicismo, abandonando oficios y tierras que ayer eran trabajadas en hermosísimas y ubérrimas huertas familiares que abastecían las necesidades del pueblo, hoy terrenos valdíos donde la zarza y la hiedra se han hecho dueñas de los terrenos.
 
Manos de un alfarero
         Nuestro anhelo, con este libro, es concienciar a sus habitantes de que no todo está perdido; de que el recuerdo (recordar es volver a vivir) es otra forma de dar vida a aquello que amaron nuestros abuelos, nuestros padres y que en muchos casos todavía forma parte de la memoria juvenil de muchos de sus habitantes. Está muy bien que los ayuntamientos se preocupen de que las nuevas generaciones (las de la pantalla de plasma y los sistemas informáticos) visualicen a través de los Museos Etnográficos herramientas y enseres de oficios hoy ya desaparecidos, pero no es menos cierto que en ellos, muchas veces, no caben testimonios tan directos como son los rostros, las vestimentas y demás muestras de cómo éramos realmente los protagonistas de aquellos años del pasado siglo. Es la fotografía, conservada por todos los habitantes de los pueblos como uno de sus mayores tesoros familiares, la mejor muestra, el mejor regalo que podemos entregarles a nuestras nuevas generaciones, a nuestros nietos.
Gancheros, en Priego
Hemos solicitado a todos los habitantes de Priego, con el respeto que merecen dichos testimonios, que sean generosos a la hora de ofrecer a los autores de este trabajo todas aquellas fotografías guardadas en los baúles y armarios de las cámaras, con el fin de que nadie pueda sentirse ajeno a este esfuerzo de reivindicación y recuperación de su historia. A todos ellos, a las autoridades municipales, a los diferentes colectivos culturales y sociales, a los actuales artesanos que mantienen vivo el oficio de sus antepasados y que no han dudado en poner en nuestras manos la memoria de sus padres y abuelos, nuestro agradecimiento infinito por hacer tan fácil nuestra tarea, por el entusiasmo con el que ha sido recibido esta humilde aportación cultural de un pueblo que no merece el castigo del olvido. No sabemos qué será de Priego en el futuro, aunque sí sabemos lo que fue en el pasado. Y si un día vuelve por sus fueros de esplendor, este libro será un grato testimonio de un pueblo que en los peores momentos se negó a aceptar ser borrado de la historia.
 
La Fuente, centro de actividades y conversaciones
Pero nuestro trabajo no sólo quiere ser testimonio gráfico de otros tiempos ya pretéritos. Es nuestro deseo recuperar también la verdadera Historia de un pueblo, una villa, una ciudad, que fue cabeza del condado de Priego y, por lo tanto, centro de actividades políticas, guerreras, civiles, sociales, etc. de gran importancia para la provincia de Cuenca, para España. Hemos rastreado por archivos y bibliotecas para rescatar aquellos documentos que nos aporten datos fiables en los que poder basar nuestros apuntes, encontrándonos que el núcleo principal de los documentos que se conservan sobre Priego, están en el Archivo Histórico Nacional, con el título de Diversos Títulos y Familia, agrupándose en 16 legajos, sin una numeración determinada, respondiendo a las características habituales de la documentación nobiliaria, es decir con noticias abundantes sobre asuntos de linajes, donaciones, herencias, compras, trueques, capitulaciones matrimoniales, mayorazgos, propiedad de bienes, testamentos, etc. También el Archivo General de Simancas, el Archivo Municipal de Cuenca y el Archivo Municipal de Huete, y sobre todo el Archivo Histórico Nacional, Sección Nobleza -ubicado en el Hospital Tavera, en Toledo- guardan documentos que directamente se relacionan con la historia de Priego y de sus habitantes, dándose la amarga circunstancia de que los pueblos que constituyen o constituyeron el señorío no conservan ningún tipo de documentación al respecto.
 
Palacio de los Condes, Ayuntamiento, 1920
También hemos rastreado los distintos trabajos que sobre Priego o su Condado se han publicado en estos últimos años y que nosotros hemos leído con atención para poder complementar nuestra entrega. Al final del libro, en la Bibliografía que se adjunta, podrán comprobar los lectores curiosos cuáles son esos libros, sus autores y sus editoriales, con el fin de que puedan buscarlos en el mercado de segunda mano, pues muchos de ellos están agotados o fuera de mercado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las entradas mas visitadas la última semana